Nadha es en sáncrito "Sonido que sale de lo más profundo del ser". En otras palabras, expresión del alma. Este blog y el arte en cualquiera de sus formas para mí son eso, mi nadha personal.







sábado, 23 de enero de 2016

Selfies en corpiño

Al igual que el otro 99% de las cosas que no me dejan dormir de noche, no sé cómo hablar de esto porque no hay convenciones sociales sobre cómo hacerlo, pero siento que es una conversación importante. Hablo de las autofotos, de fotografiarse a una misma, los pies, la cara, con maquillaje, sin maquillaje, con ropa o sin ella, tapada o mostrando piel, sólo por que nos parece lindo hacerlo. La selfie como razón en sí misma.
Me maravilla cuando lo hacen sin culpa, porque casi todas las que veo llevan culpa, lo que se puede ver en que siempre parece haber una excusa, otras personas en la foto, una frase. Que nos gusta mostrarnos es un secreto a voces; les ponemos epígrafes a las fotos, les inventamos razones porque sentimos que tenemos que excusarnos.
Yo empecé a temer a las fotos más o menos a los 12, cuando empecé a ser anoréxica. El temor se me empeoró a los 17, cuando engordé y me volví bulímica. Entonces no quería existir, por eso no quería salir en una foto: porque mostraba toda mi materia, algo que yo intentaba negar. La foto era prueba de mi existencia de una forma particular que odiaba, y no podía tolerarlo porque en ese momento casi no podía tolerar estar viva. Durante toda la adolescencia, en el momento en que (antes de los smartphones) sacaban la cámara, se me disparaba la ansiedad. Amaba las fotos, pero me odiaba a mí en interacción con ellas.
A medida que pasó el tiempo y traté mis trastornos, me relajé más y más en las fotos y, por consiguiente, empecé a salir mejor en ellas. Y no sé hace cuánto será pero hoy, por fin, me encanta sacarme fotos. Me sorprende tanto la falta de odio hacia mí misma que no puedo dejar de sacarme fotos.
Sacarse fotos es un poco y sobre todo en esta era posmoderna, no sólo una prueba de existencia sino una forma de existir en sí misma. Capaz para otros esto es una reflexión abstracta pero para mí es un evento concreto y cotidiano. Ahora me quiero sacar fotos porque quiero existir, porque quiero estar viva y dar testimonio de que esta soy yo, este es mi cuerpo, existo así. 
Para mí es muy loco existir porque me pasé la mayor parte de mi corta vida queriendo no estar viva. Además, cortesía de los ataques de pánico y de ansiedad extrema, sé como se siente no sentirte real.
Por eso quisiera que las chicas nos podamos sacar fotos en corpiño sin que crean que queremos calentar pijas. Que tal vez otras quieran hacerlo es un motivo válido en sí mismo que no tiene nada de malo, pero yo no busco una respuesta sexual sino más bien quiero estar viva, quiero ser esa y el acto público de postear una foto me permite serlo. Existir para uno mismo es un deseo hermoso. Por eso celebro las selfies, por eso quisiera que no se condene querer documentar que esta cara es mía, este pelo es mío y este culo enorme es mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

cupcakes: primer intento ever

cupcakes: primer intento ever